La mirada martiana de Ramón de Armas

| Liana Hilda de Armas Delamarter-Scott

2010 (1ra edición) Coedición con Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, La Habana, Cuba 978-9962-645-60-3

Si el ensayo “La revolución pospuesta: destino de la revolución martiana de 1895″, escrito por Ramón de Armas a los treinta y un años de edad y publicado por primera vez en la revista Pensamiento Crítico en 1971, se convirtió, según el prominente historiador e investigador Fernando Martínez Heredia, “en un hito en la historiografía cubana”, y fue “uno de esos productos especiales del género: una obra lograda de Historia”, a la vez que lo incluye “entre los tres textos que sobresalen [...] entre los trabajos de Historia de la primera etapa de la revolución cubana en el poder”,1 no podemos dejar de pensar cuánto más hubiera podido aportar mi hermano a la historiografía cubana.

Sin embargo, su muerte extemporánea, ocurrida en 1997 a los cincuenta y siete años de edad, truncó su vida y su obra -caudal de tareas pendientes que quería y hubiera podido realizar- en un momento en que había alcanzado plena madurez intelectual. “Lo bueno que nos dejó es, apenas, un atisbo de lo que perdimos con su temprana muerte”.2 Y nos referimos no sólo al pensamiento de Ramón, sino a su plena comprensión del ideario de José Martí, en el cual pudo penetrar con gran profundidad. Así, aportó sus razonamientos y conclusiones muy creativas -pero siempre fieles a las reflexiones del Maestro, con el cual estaba plenamente identificado- como resultado de una vida dedicada al acucioso estudio e investigación de su vida y obra.

Al descubrir, entre los escritos que me legó, apuntes de su estrategia para un futuro libro -que hubiera sido tan valioso-, me pareció acertado intentar organizar y compilar los ensayos de la forma más aproximada a la preconcebida por él, en un empeño por materializar el libro y como el mejor y más merecido homenaje a su vida y a su memoria. Esos trabajos están recogidos con el título “El libro pensado por Ramón”, y agrupados, en lo posible, en el orden previsto en sus apuntes. Creo entender que su proyecto era mostrar la unidad del pensamiento de José Martí, a partir de su filiación inicial -y en las distintas etapas de su vida-, con su acción revolucionaria en la política, la ética y en la cultura que aspiraba para nuestros pueblos de América. Con el título “El hombre detrás del trabajo” se han reunido valiosos testimonios inéditos de varios de sus colegas y amigos.

La obra de Ramón se ha respetado con la mayor fidelidad, incluyendo sus neologismos; los subrayados originales se han convertido en cursivas según las normas editoriales. Podrán notar los lectores algunos aspectos inacabados: el autor no tuvo siquiera la oportunidad de revisar -y mucho menos de dar por terminado- lo que hubiera sido este volumen. Por tanto, he debido realizar una investigación bibliográfica para completar los datos.

Sepan comprender los estudiosos de José Martí, las características particulares de esta obra inconclusa, tronchada por la muerte, pero recopilada con mucho amor. Faltarán para siempre su introducción, sus conclusiones, su pensamiento abarcador acerca del contenido central de su libro, del cual estos ensayos formarían parte -todo formulado con su acostumbrada claridad expositiva- y expresado en su prosa -dulce y acerada- tan bella. Pero, a la vez, quedarán para siempre su saber y sus profundas reflexiones: “Aquí, como a lo largo de todo su texto, se evidencia el manejo erudito que tiene el autor de la obra del Maestro, pero aún más valiosas me resultan sus reflexiones sobre el pensamiento martiano [...]“.3 Sepan perdonar también las obvias deficiencias, de las cuales una desconocedora como yo es la única responsable. Mi único objetivo ha sido que no se pierdan estos ensayos, que son el resulta do de una vida de estudio, y que reflejan la erudición alcanzada por Ramón -ya en plena madurez- acerca del pensamiento del Apóstol. Confío en que puedan resultar de gran valor y utilidad, no sólo para los estudiosos martianos, sino también para los lectores interesados en conocer la vida, el pensamiento y la obra de José Martí -el más grande de todos los cubanos.

Liana Hilda de Armas

Febrero de 2010

Notas

1 Palabras de Fernando Martínez Heredia en su “Prólogo” a la reedición de La revolución pospuesta, La Habana, Centro de Estudios Martianos, 2002.

2 Palabras de Eduardo Torres-Cuevas en “Ramón de Armas en mi memoria”, su testimonio para este libro.

3 Palabras de Fernando Martínez Heredia en su “Prólogo”..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>