La sociedad civil. Prólogo

| François Houtart

La reflexión de Orlando Núñez sobre la sociedad civil es el fruto de una larga experiencia de estudios y de acción. Sus estudios en Europa le permitieron enriquecer sus conocimientos teóricos, sin perder su capacidad crítica, ni su compromiso político que supo ejercer en concreto hasta sufrir los efectos de la represión somocista.

En su país, Nicaragua, ha sido un intelectual vinculado con el proceso revolucionario de los años 70 y 80 y sigue en este papel, siendo fiel a lo que debe ser un intelectual: comprometido para ser creíble y crítico para ser útil. Su profunda humanidad le ha conducido a adoptar siempre, aun dentro de los análisis más agudos, una actitud de respeto hacia las personas y una llamada a la unión de acción. Fue tal vez eso también el origen de una cierta simpatía al pensamiento del anarquismo y al rechazo de un estructuralismo rígido a veces vehiculado por un marxismo dogmático.

Desde el principio de su trabajo en Nicaragua, Orlando Núñez se preocupó por la suerte de los campesinos. Fue asociado a la Reforma Agraria sandinista, que privilegió la constitución de cooperativas de producción y de servicio, especialmente conformadas con los obreros agrícolas o los campesinos sin tierra. No dudó cuando tuvo que afrontar situaciones difíciles y participar en esta transformación del sistema de producción agrícola, que a pesar de sus obstáculos y errores, ha sido una de las más importantes experiencias del continente. La destrucción social operada en el mundo agrícola, después de 1990, por el modelo neoliberal introducido por las fuerzas políticas antisandinistas, no ha podido borrar completamente los logros sociales y culturales de esta reforma.

Lejos de desanimarse por la victoria neoliberal, que desemboca en una verdadera contra-reforma agraria, concentrando de nuevo las tierras en manos de una clase social enriquecida por su participación en el capital financiero y comercial y eliminando el acceso al crédito de los pequeños campesinos y las cooperativas, Orlando Núñez sigue acompañando al campesinado. Él fue el creador del CIPRES, un centro de investigación, de apoyo y de formación campesina. El trabajo de organización de más de 5 000 campesinos que realiza este centro, es un ejemplo de lo que se puede realizar, aun en circunstancias adversas.

Todas estas experiencias lo motivaron a reflexionar sobre lo que es la sociedad civil. Este concepto altamente ambiguo da lugar a interpretaciones contradictorias. El Banco Mundial promueve el desarrollo de la sociedad civil, lo que significa, de hecho, disminuir el papel del Estado y favorecer al grupo de los empresarios. Las ONGs se presentan como la expresión auténtica de la sociedad civil. Un enfoque más analítico revela que dentro de la sociedad civil se manifiestan los antagonismos de clases y, entonces, las luchas correspondientes.

Orlando Núñez aborda el tema con todo el rigor de su pensamiento y la riqueza de su experiencia. Aun si se puede discutir algunos puntos de su trabajo, se puede decir que este libro es probablemente el mejor que se ha publicado sobre la sociedad civil.

Buenos Aires

Octubre de 2005

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>